Centro Oncológico Buenos Aires. Institución Afiliada a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA)
   Inicio arrow Prevencion arrow Detección de cáncer de cuello de útero
Detección de cáncer de cuello de útero Imprimir
Hágase un frotis vaginal regularmente. Participe en los programas organizados de detección de cáncer de cuello de útero.

En numerosos países desarrollados, el cáncer de cuello del útero es uno de los más frecuentes, y representa alrededor de un 25% de todos los cánceres femeninos. En las poblaciones industrializadas, la enfermedad es menos frecuente. En los países de Europa central y oriental, las tasas anuales de incidencia de enfermedades invasivas ajustadas por edad (si se utiliza como referencia la población mundial estándar) son del orden de 1525 por 100.000 mujeres. En los países escandinavos, la incidencia anual era de 1530 por 100.000 mujeres antes de la instauración de programas de detección sistemática.

No se ha demostrado nunca la eficacia del screening del cáncer de cuello del útero en un ensayo aleatorio de prevención. Existen, sin embargo, numerosos argumentos no experimentales que hablan de una incidencia reducida de la enfermedad invasiva. El screening del cáncer de cuello del útero reduce la incidencia de la enfermedad invasiva y puede aplicarse como política de salud pública, pero se observan grandes variaciones, que van de programas altamente eficaces a otros relativamente mediocres.

Se ha evaluado la eficacia de la detección precoz y sistemática del cáncer de cuello del útero sobre la base de varios estudios no experimentales: estudios de casos y controles y estudios de cohortes, así como estudios de tendencias en el tiempo y de diferencias geográficas. El de mayor envergadura es el estudio conjunto coordinado por el centro internacional de investigación sobre el cáncer (CIRC), que ha puesto de manifiesto que la erradicación de la enfermedad no es un objetivo realista y que la protección máxima después de un frotis negativo es de cerca de un 90%, así como que el porcentaje permanece prácticamente igual durante varios años después de la prueba. Esta conclusión se ajusta a los resultados de los estudios consagrados a la historia natural de la enfermedad, los cuales pusieron de manifiesto que la mayoría de las lesiones preinvasivas sólo evolucionan a un cáncer francamente invasivo al cabo de varios años.

Los efectos son algo menores a escala de la población. En algunos de los países escandinavos, la reducción fue del 80% en las mujeres de los grupos de edad que fueron objeto de un screening intensivo. A mediados de los años 80, después de varios años de detección sistemática organizada, la incidencia global era de 515 por 100.000 mujeres/año. Puesto que la incidencia iba decreciendo antes de la instauración de los programas de detección, las tendencias indican probablemente un efecto mínimo de los programas escandinavos.

Un programa organizado incluye varios elementos esenciales, en particular altos índices de participación, un control de calidad de los frotis y la orientación de los casos confirmados hacia un tratamiento adecuado. Estos elementos permiten un control de calidad, una vigilancia del procedimiento y una evaluación del resultado. La experiencia de los países escandinavos pone de manifiesto que tales programas son eficaces y requieren menos recursos que los programas basados en una participación espontánea.

Es indispensable un alto índice de participación para una detección eficaz. Si se determina la población que debe ser objeto de la detección y se identifica a las mujeres de la misma, se pueden cursar invitaciones personales. Una invitación personal constituye probablemente el mejor medio de obtener una alta participación, en particular cuando va asociada a una información eficaz por los medios de comunicación. También el carácter gratuito ha demostrado mejorar la participación. Es esencial garantizar la calidad en todas las fases del procedimiento, el seguimiento y la evaluación constante del porcentaje de cánceres detectados, de falsos positivos y de falsos negativos.

En conclusión, un programa organizado y con gran cobertura, en el que el screening comienza a los 25 años y se repite a intervalos de tres o cinco años hasta la edad de 60 años permite alcanzar una eficacia casi máxima. Sólo se debería prever una extensión de este enfoque si se ha alcanzado una cobertura máxima, se dispone de recursos y se ha evaluado la rentabilidad marginal de las modificaciones recomendadas.

Referencias básicas

IARC Working Group on Cervical Cancer Screening, Summary chapter. pp.133-142. In: Hakama M, Miller AB, Day NE, eds. 'Screening for Cancer of the Uterine Cervix', IARC Scientific Publications No. 76, IARC, Lyon (1986)

European Guidelines for Cervix Cancer Screening, Eur J Cancer 29 (supplement 4) (1993)

Hakama M, Magnus K, Petterson F, Storm H and Tulinius H, Effect of the organized screening in the Nordic countries on the risk of cervical cancer, pp 153-162. In: Miller AB, Chamberlain J, Day NE, Hakama M, Prorok P, eds. 'Cancer Screening', Cambridge: Cambridge University Press, 1991:

Wilson J and Jungner G, Principles and Practice of Screening for Disease (WHO Public Health Paper 34), Geneva, World Health Organization (1968)
 


Centro Oncológico Buenos Aires | Hipólito Yrigoyen 4221/3 | C.A. de Bs.As, Argentina | Tel: 4981-1128 / 9263 Fax: 4981-6623
© 2017 Centro Oncológico Buenos Aires
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
Este sitio fue actualizado por última vez el: 03/03/2017