Centro Oncológico Buenos Aires. Institución Afiliada a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA)
   Inicio arrow Prevencion arrow Evite exposiciones prolongadas al sol
Evite exposiciones prolongadas al sol Imprimir
Evite las exposiciones prolongadas al sol y las quemaduras por el sol, especialmente durante la infancia.

La incidencia del cáncer cutáneo ha aumentado tremendamente durante este siglo, en particular en Europe del Norte. Las estadísticas más fiables corresponden al melanoma, cuya incidencia se ha duplicado cada diez años en numerosos países. Su tasa de aumento ha superado la de todos los demás cánceres, con excepción del de pulmón en las mujeres, aunque, según las observaciones hechas en los Estados Unidos, el índice de aumento sea menos importante en cohortes más jovenes. La incidencia anual del melanoma maligno en el Reino Unido y en Alemania es actualmente de alrededor de 10 por 100.000 personas al año, lo que supone un riesgo aproximado de 1 por 200.

Resulta cada vez más claro que una exposición excesiva a la luz solar constituye el factor etiológico principal del melanoma. Esta comprobación se demuestra principalmente por el hecho de que el melanoma es fundamentalmente una enfermedad de las poblaciones de piel blanca (la piel blanca es mucho más sensible a los efectos nocivos del sol): la incidencia anual del melanoma en Japón, por ejemplo, sólo es de 0,2 por 100.000 personas al año. Además, aunque aumenta la incidencia del melanoma cada año en las poblaciones blancas de Europa, Estados Unidos, Canadá, Australia, etc., esta incidencia sólo ha aumentado muy ligeramente entre las poblaciones de origen africano o asiático.

En segundo lugar, existe una correlación entre la latitud y la incidencia del melanoma en las poblaciones de piel blanca. La incidencia del melanoma es, por ejemplo, muy elevada en países como Australia (50 casos al año por 100.000 personas) así como en las regiones más cálidas de Estados Unidos, como el sur de Arizona. Además, existe una correlación entre el riesgo de melanoma y el plazo de de tiempo durante el cual una persona vivió en latitudes inferiores, lo que representa quizá una exposición excesiva al sol acumulada durante la vida.

En tercer lugar, estudios de casos realizados en Europa han puesto de manifiesto que una exposición intensa al sol, puntual, durante las vacaciones, constituye un factor de riesgo de melanoma. Varios estudios, por ejemplo, han puesto de manifiesto que la pertenencia a una clase social alta, una actividad ejercida en interiores, las quemaduras de sol y unas vacaciones pasadas al sol constituyen factores de riesgo de melanoma, lo que refuerza la idea de que, en algunas poblaciones al menos, la relación existente entre riesgo de melanoma y exposición al sol no es una simple relación acumulativa.

No se conoce aún con precisión cuál es el esquema de exposición al sol más peligroso. Como lo muestra el resultado del estudio de casos control mencionado, en el norte de Europa por lo menos, se exponen más al melanoma las personas que trabajan en edificios que los que trabajan al aire libre, lo que hace pensar que el carácter intermitente de la exposición es crucial, que lo dañino es el ciclo de estar blanco en invierno, rosa en primavera y bronceado en verano. No obstante, es absolutamente cierto, especialmente según los datos obtenidos en Australia, que una exposición total acumulada excesiva al sol es también importante. Algunas lesiones cutáneas no melanomatosas inducidas por el sol, como los carcinomas de células basales y las queratosis actínicas (de correlación directa con la exposición acumulada al sol), por ejemplo, constituyen factores significativos de riesgo de melanoma.

Así pues, es probable que los mensajes de educación para la salud deban ser del tipo de "evite las quemaduras de sol y reduzca su exposición total acumulada al sol". Esto último es otra manera de decir "no se broncee". No se sabe tampoco claramente cuál podría ser exactamente la ventaja de la protección solar frente al riesgo de melanoma: mientras que puede utilizarse para impedir que determinados tipos de rayos ultravioletas alcancen la piel (en particular el ultravioleta B (UVB), probablemente permite una mayor exposición a otros tipos potencialmente peligrosos (por ejemplo, ultravioletas A y C).

Aunque la incidencia del melanoma no sea muy elevada en relación con la de los tumores más corrientes, se ha identificado un factor etiológico principal. En Europa, se ha vinculado el aumento de su frecuencia al método del bronceado que apareció en los años 30. Si se quiere invertir la tendencia al aumento del número de pacientes aquejados de melanomas, es imperativo modificar los comportamientos de moda. Sería necesario también desaconsejar el empleo de fuentes artificiales de rayos ultravioletas (UV), como los solarios y las lámparas UV.

Parece que una exposición excesiva al sol es especialmente nociva durante la infancia y la adolescencia. Estudios sobre la emigración a Australia e Israel han puesto de manifiesto que las personas nacidas en estos dos países presentaban, por ejemplo, un riesgo de melanoma perceptiblemente más elevado que las personas que llegaron a ellos ya adultos. Además, algunos estudios de casos en relación con las quemaduras por el sol y el riesgo de melanoma han revelado (aunque no sea el caso siempre) que las quemaduras por el sol que se producen antes de la edad de 15 años son especialmente significativas. Por último, según el único estudio prospectivo consagrado a este tema (United States Nurses' Health Study), parece que una exposición excesiva temprana al sol es más significativa, por lo que respecta al riesgo de melanoma, que una exposición en la edad adulta. Es, pues, necesario que el Código europeo tenga especialmente en cuenta la cuestión de la protección de los niños de todas las edades contra el sol.

Referencias básicas

Armstrong B, Epidemiology of malignant melanoma: intermittent or total accumulated exposure to the sun?, J Dermatol Surg Oncol. 14: 835-849 (1988)

Khlat M, Vail A, Parkin M and Green A, Mortality from melanoma in migrants to Australia: variation by age at arrival and duration of stay, Am J Epidemiol 135: 1103-1113 (1992)

Osterlind A, Tucker MA, Stone BJ and Jensen OM, The Danish case control study of cutaneous melanoma. II Importance of UV- light exposure, Int J Cancer 42: 319- 324 (1988)

Roberts DL, Malignant melanoma in West Glamorgan: increasing incidence and improving prognosis 1986-1988, Clin Exp Dermatol 15: 406-409. (1990)

Scotto J, Pitcher H and Lee JAH, Indications of future decreasing trends in skin melanoma mortality among white males in the United States, Int J Cancer 49: 490-497 (1991)

Vagero S, Swerdlow A and Beral V, Occupation and melanoma: cancer registrations in England and Wales and in Sweden, Br J Indust Med 47: 317-324. (1990)
 


Centro Oncológico Buenos Aires | Hipólito Yrigoyen 4221/3 | C.A. de Bs.As, Argentina | Tel: 4981-1128 / 9263 Fax: 4981-6623
© 2017 Centro Oncológico Buenos Aires
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
Este sitio fue actualizado por última vez el: 03/03/2017