Centro Oncológico Buenos Aires. Institución Afiliada a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA)
   Inicio arrow Prevencion arrow Modere el consumo de alcohol
Modere el consumo de alcohol Imprimir
Si bebe alcohol, ya sea cerveza, vino o licores, modere su consumo.


La experimentación animal no ha demostrado que beber alcohol sea un cancerígeno per se, aunque los datos indican que una ingestión crónica de etanol por vía oral puede tener un efecto coadyuvante en tumores del esófago y posiblemente del cardias no glandular inducidos en animales de experimentación por carcinógenos químicos bien conocidos.

En las personas, los datos epidemiológicos ponen de manifiesto que el consumo de bebidas alcohólicas aumenta el riesgo de cáncer de la cavidad bucal y de la faringe (salvo de las glándulas salivales y la nasofaringe), así como del esófago y de la laringe. Los riesgos están fundamentalmente vinculados al contenido en etanol de las bebidas alcohólicas consumidas, y parecen estar vinculados a la bebida alcohólica más común en cada grupo de población. Tienden a aumentar con la cantidad de etanol consumido, aun sin que estén definidos claramente los umbrales por debajo de los cuales no se constata ningún efecto.

Hay pruebas de que tanto el consumo de alcohol como fumar cigarrillos incrementan el riesgo de padecer cánceres de los tractos digestivo y respiratorio superiores, pues cada factor viene a multiplicar el efecto del otro. En relación con las personas que nunca han tomado alcohol ni fumado, el riesgo relativo de estos tumores es entre 10 y 100 veces más elevado en los grandes fumadores y bebedores. En efecto, en ausencia de consumo de alcohol y de tabaco, el riesgo de cáncer de orofaringe y de laringe es muy pequeño en los países industrializados.

El consumo de alcohol aumenta el riesgo de cánceres de los tractos digestivo y respiratorio superiores incluso en ausencia de tabaquismo. Esto parece indicar que el alcohol puede facilitar los efectos cancerígenos no solamente del tabaco, sino también de otros agentes cancerígenos a los cuales se exponen los tractos digestivo y respiratorio superiores del hombre, en particular los de origen alimentario. Aunque se ha sugerido que el alcohol derivado de bebidas "fuertes" es más nocivo para un riesgo de cáncer en estas localizaciones, a niveles de ingestión de alcohol comparables, los resultados no son concluyentes. Por eso, la cantidad total de etanol ingerida parece ser el factor clave para determinar este mayor riesgo, más que el origen preciso del alcohol. Es la cantidad total de etanol ingerida la que debe reducirse.

El consumo de alcohol se asocia también estrechamente al riesgo de cáncer primario de hígado, aunque la relación sea más difícil de demostrar en los estudios epidemiológicos, puesto que la mayoría de los cánceres de hígado vinculados al alcohol son consecutivos a una degeneración cirrótica, que puede, a su vez, haber sido inducida por el alcoholismo. Y esta cirrosis puede perfectamente haber conducido a un individuo a reducir su consumo de alcohol.

En el aspecto epidemiológico, se ha vinculado también la ingesta de alcohol al cáncer del intestino grueso en los dos sexos, así como al cáncer de mama. Puesto que se trata de los dos cánceres más frecuentes en países industrializados después del cáncer de pulmón, aunque las asociaciones sean moderadas y estén sometidas a debate, aun un pequeño riesgo de consumo de alcohol puede tener implicaciones importantes para la salud pública.

Es bien conocido el esquema en forma de U de la distribución de la ingestión de alcohol en relación con el riesgo de enfermedades cardiovasculares, de mortalidad cardiovascular y de mortalidad total: este esquema clásico es el de un riesgo más escaso en los que beben con moderación, frente al de los no bebedores, y un riesgo creciente a medida que el consumo de alcohol aumenta (figura 1). Sin embargo, no es fácil fijar un límite de ingestión diaria de alcohol por debajo del cual el consumo de alcohol está completamente libre de un riesgo de cáncer (o en otros términos, señalar el límite superior de un consumo regular de alcohol completamente seguro). Factores como el sexo, la edad, las condiciones fisiológicas o el perfil alimentario modifican probablemente tal límite.

Hay indicadores de que se puede ya asociar una absorción diaria de alcohol de solamente 10 g/día (es decir, alrededor de una copa al día) con un cierto aumento del riesgo de cáncer de mama, con respecto a las mujeres que no beben alcohol: determinados estudios hacen pensar que este riesgo puede ser de un 30 a un 50% mayor en relación con las no bebedoras. El límite inferior asociado con un riesgo significativo de cáncer en otras localizaciones (como los cánceres de los tractos digestivo y respiratorio superiores, de hígado o de colon y recto) es probablemente un tanto superior (alrededor de 30 g/día), lo que parece ser especialmente cierto para los hombres. Además, se asocia a veces el consumo de alcohol con una ingesta escasa de algunos alimentos potencialmente beneficiosos, como frutas y verduras.

Todos los puntos que figuran arriba deberían tomarse en consideración para dar consejos fundados en cuanto a los límites recomendados para el consumo individual de alcohol. Estos límites no deberían exceder 20 a 30 g de etanol al día (es decir, alrededor de dos a tres copas de cerveza, de vino o de licor al día), y pueden ser inferiores para las mujeres.

Referencias básicas

International Agency for Research on Cancer (IARC) Monographs on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans, Volume 44. Alcohol Drinking, International Agency for Research on Cancer, Lyon (1988)

Doll R, Forman D, La Vecchia C and Woutersen R., Alcoholic Beverages and Cancer of the Digestive Tract and Larynx. In: Vershuren P.M. (ed.), Health Issues Related to Alcohol Consumption. pp 126-166, ILSI Press, Washington, 1993.

Doll R, Peto R, Hall E, Wheatkey K and Gray R., Mortality in relation to consumption of alcohol: 13 years' observations on male British doctors, Brit Med Jour 309: 911-918 (1994)

Marmot M and Brunner E, Alcohol and cardio-vascular disease: the status of the U-shaped curve, Brit Med Jour 303: 565-568 (1991)

Rimm EB, Giovannucci EL, Willett WC, Colditz GA, Ascherio A, Rosner B et al., Prospective study of alcohol consumption and risk of coronary disease in men, Lancet 338: 464-468 (1991)
 


Centro Oncológico Buenos Aires | Hipólito Yrigoyen 4221/3 | C.A. de Bs.As, Argentina | Tel: 4981-1128 / 9263 Fax: 4981-6623
© 2017 Centro Oncológico Buenos Aires
Joomla! es Software Libre distribuido bajo licencia GNU/GPL.
Este sitio fue actualizado por última vez el: 03/03/2017